volver

PREMIO A TODA UNA CARRERA

Laura Morante nació el 21 de agosto de 1956 en Santa Fiora, en la provincia de Grosseto, en una familia donde la cultura y el arte son habituales, su padre, de hecho, es el escritor y periodista Marcello Morante, hermano menor de Elsa.

Su carrera artística comienza con la danza y ha formado parte del grupo I Danzatori Scalzi de Patrizia Cerroni.

Desde muy joven además está comprometida con el escenario, donde debuta con Carmelo Bene, para quien interpreta en diferentes obras de teatro como Riccardo III y S.A.D.E.

En 1980 llega el debut en el cine en el papel de una joven toxicómana, en Una mujer italiana de Giuseppe Bertolucci, hermano menor de Bernardo, con quien trabajará al año siguiente en La historia de un hombre ridículo  (1981) con Ugo Tognazzi y Anouk Aimée. No será hasta su tercer trabajo cuando encontrará en su camino a Nanni Moretti , director que más que ningún otro la ha puesto bajo los focos, primero con Sogni d’oro (1981) y después sobre todo con Bianca (1984). En 1983 una Morante que recientemente ha comenzado a pisar la escena de la gran pantalla, se encuentra compartiendo el set con un divo como Jean-Louis Trintignant en Golpear al corazón  de Gianni Amelio. Es justamente a principios de los ochenta cuando, además de formar parte de producciones italianas con directores del calibre de Mario Monicelli, participa también en algunas de factura francesa. Se traslada a Francia por razones personales más que profesionales y allí sigue trabajando con directores franceses como Bruno Gantillon, Alain Tanner,  Alain Klarer, Pascal Kane, Pierre Granier Deferre, Bruno Herbulot. Algunos años después, también en Francia, participa en dos grandes espectáculos teatrales ”L’Hygiène de l’Assassin”  de Gérard Desarthe y en ”Pandora” di Georges Lavaudant.

Mujer de gran dramatismo, la permanencia en la capital francesa le permite también entrar en contacto no sólo con el cine francés, sino con el europeo en general; así se convierte en protagonista en 1986 del portugués À flor do mar.

Sigue al mismo tiempo trabajando en Italia, es dirigida de nuevo por Amelio en I ragazzi di via Panisperna (1989) y se enfrenta a la comedia junto a Diego Abatantuono y Fabrizio Bentivoglio en On Tour (1990) de Gabriele Salvatores, demostrando gran naturalidad también en papeles ligeros, como hará también más tarde en Vacaciones de agosto (1996) de Paolo Virzì.

En 1997 protagoniza La mirada del otro de Vicente Aranda y dos años después vuelve a interpretar en Italia, donde gana el Globo de Oro por su interpretación en L‘ anniversario (1999). Con el nuevo milenio regresa a Italia, participando en una nueva comedia, Liberate i pesci! (2000) de Cristina Comencini, y le adjudican un David di Donatello y un Ciak d’oro por La habitación del hijo (2001) donde es dirigida por tercera vez por Nanni Moretti. A pesar del regreso a su patria, aún son muchos los directores internacionales que desean trabajar con ella, empezando por el inglés Mike Figgis con Hotel (2001) hasta John Malkovich con Pasos de baile – Dancer Upstairs (2002) hasta un mito del cine francés como Alain Resnais en Asuntos privados en lugares públicos (2006) y Laurent Tirard en Las aventuras amorosas del joven Molière de Laurent Tirard con Fabrice Luchini y Romain Duris.

En Italia además de retomar las riendas del teatro, interpreta a la escritora Sibilla Aleramo en Un viaje llamado amor (2002) junto a Stefano Accorsi en el papel de Dino Campana. Es dirigida por Gabriele Muccino en Ricordati di me (2003), con el cual recibe tanto una nominación al David di Donatello como a los Nastri d’argento – doble nominación que recibirá sin ganar también con Liscio (2006). El Nastro, sin embargo, se le adjudica en 2004 con la comedia L’ amore è eterno finché dura que dirige e interpreta Carlo Verdone, haciendo el papel de su mujer;  abandonados los papeles dramáticos que habían caracterizado los inicios de su carrera, sigue la estela de la comedia también con la película de Sergio Castellito, La bellezza del somaro (2010).

En estos año inicia también una fructuosa colaboración con Pupi Avati, que la hace protagonista de tres trabajos dirigidos por él: Il nascondiglio (2007) y Il figlio più piccolo (2010) para el cine y Con il sole negli occhi (2015) en televisión. Laura Morante prueba también con la dirección, llevando a la gran pantalla Ciliegine (2012) con la que gana un Globo como Mejor directora revelación,  Assolo (2016), comedias en las que es también protagonista. En 2015 le entregan el Nastro d’argento europeo y ya orientada plenamente hacia papeles menos comprometidos, comparte dos veces el set con Marco Giallini en Ogni maledetto Natale (2014) y Si Dios quiere (2015), mientras en 2018 es protagonista junto a Rocco Papaleo de Bob & Marys y participa en la película Una storia senza nome de Roberto Andò y en la comedia La profezia dell’armadillo de Emanuele Scaringi.

En 2018 ha publicado para la editorial La Nave di Teseo su primer libro “Brividi immorali. Racconti e interludi”.

© Festival de Cine Italiano de Madrid 2018    Web: animo.es